Ester, la niña diabética catalana, irá a la guardería en septiembre

La pequeña Ester, la niña de 22 meses afectada de diabetes en Girona, empezará, con toda probabilidad, a ir a la guardería en septiembre. La reunión que mantuvieron ayer los padres de la pequeña con representantes del ayuntamiento acabó, en principio, con un acuerdo que satisface a la familia. Hace unos días, los padres de Ester explicaron a este periódico que habían topado con trabas a la hora de escolarizar a la niña debido a su enfermedad.

La pequeña asistirá a partir del próximo septiembre a La Baldufa, situada en el barrio de Taialà, el centro que habían elegido los padres en primera instancia, pero su escolarización será progresiva para que se pueda adaptar al centro y el centro, por su parte, también se pueda adaptar a sus necesidades, como los controles de glucemia. Al principio, irá a la escuela solamente por la mañana. Cuando eso se convierta en rutina tanto para Ester como para el centro, la menor alargará el horario y acudirá a la guardería también por la tarde. El siguiente paso, a final de curso, será quedarse a comer. “Será progresivo hasta que todos nos adaptemos a la nueva situación” explicaron los padres de la niña al salir de la reunión que mantuvieron ayer por la tarde con la concejal de Educación del Consistorio, Isabel Muradàs.

Además, el ayuntamiento se hará responsable de buscar los recursos para atender la salud de la niña. Los padres de la pequeña no quisieron concretar qué tipo de recursos materiales o humanos serán necesarios, -si serán trabajadores del centro los que se encargarán de hacer los controles de insulina o personal externo- pero se mostraron satisfechos sobre la marcha que han tomado ahora los acontecimientos. “Como madre me da igual quien se haga cargo, lo importante para mí es que atiendan las necesidades de salud de la niña y esto es lo que me garantiza el ayuntamiento”, explicó Mireia Ros al salir de la reunión que se celebró durante más de una hora en el Centre Cívic Onyar de Girona. En el encuentro también estaban presentes responsables de la Oficina Municipal de Escolarización (OME), así como representantes de los servicios jurídicos del Consistorio. El abogado de los padres de la niña y de la Associació Catalana de Diabètics, Jaume Oriell, les acompañó, aunque sólo estuvo presente los primeros minutos de la reunión.

En noviembre del 2010, los departamentos de Salut y Ensenyament presentaron un protocolo que los centros escolares debían tener en cuenta a la hora de tratar alumnos aquejados por esta enfermedad. El protocolo despejaba algunas dudas como quién debía ser el encargado de controlar la glucosa y administrar la insulina a los niños que aún no son autónomos y que se quedan a comer en la escuela. El documento sostiene que esa tarea la podían desempeñar familiares, voluntarios del centro, miembros de la Asociación de Diabéticos de Catalunya, de la Asociación de Madres i Padres (ampa o personal del comedor. El documento añadía que en caso de que ninguna de estas personas quisiera hacerse cargo, sería el monitor del comedor quien debería asumir la función. En este sentido, el departamento de Salut se comprometió entonces a formar a todos los monitores de comedor de centros con niños diabéticos.

Si bien durante primaria y secundaria existe un protocolo de atención a este tipo de enfermedad no ocurre lo mismo durante la franja de escolarización no obligatoria. De hecho, según Ensenyament, las guarderías no tienen la obligación de admitir a niños diabéticos.

Fuente: La Vanguardia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s