Prevención de enfermedades crónicas mediante el ejercicio

ID-10042767Expertos aseguran que hacer ejercicio puede aumentar hasta 10 años la expectativa de vida y reduce en un 50% la probabilidad de desarrollar enfermedades crónicas, como hipertensión arterial, diabetes y cáncer.

Según la Encuesta Nacional de Hábitos de Actividad Física realizada recientemente por el Instituto Nacional del Deporte (IND), reveló que el sedentarismo en Chile disminuyó 3,7 puntos porcentuales en comparación con cifras del 2009, pasando 86,4 a 82,7 por ciento este 2012.

La actividad física se utiliza para múltiples propósitos, pero sabemos qué características debe tener el ejercicio para que produzca significativos beneficios en nuestra salud.

El ejercicio debe realizarse de forma reguilar, es decir, 3 veces por semana y al menos 30 minutos cada vez. “Su intensidad debe ser moderada y tolerable por la persona, pero que genere un esfuerzo físico. El ejercicio puede ser aeróbico, por ejemplo, el spinning, pero también puede ser con cargas y que incluya ejercicios de flexibilidad, como el yoga”, explica Pamela Villena, kinesióloga de Clínica Avansalud.

Para que el beneficio sea realmente significativo, la persona debe priorizar más la duración del ejercicio que la intensidad, ya que si la persona realiza una actividad física de gran intensidad quedará agotado fácilmente y se desanimará también fácilmente.

Tal como se ha mencionado en diversos estudios, si se descuidan los hábitos alimenticios y se cae en el sedentarismo, aumentan considerablemente las probabilidades de desarrollar enfermedades asociadas a estos factores de riesgo. La buena noticia es que son modificables.

Factores de riesgo modificables

El sedentarismo tiene una relación inversa y lineal entre la actividad física y la enfermedad cardiovascular. “Por lo tanto, mientras ID-10070044menos actividad física realice una persona existe más riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular”, indica la profesional.

La obesidad también constituye un factor de riesgo cuando el índice de masa corporal (IMC) es mayor o igual a 25, lo que aumentará el riesgo de desarrollar diabetes, hipertensión e hipocolesterolemia, entre otras.

Complicaciones asociadas

La hipertensión arterial constituye una enfermedad cardiovascular en sí misma, pero también un factor de riesgo cuando los niveles de presión arterial son superiores o iguales a 140-90 mm Hg.

Diversos estudios realizados en personas hipertensas que practican actividad física regularmente demostraron una disminución significativa en su presión arterial, de 7 mm. Hg en sistólica y 6 mm. Hg en diastólica. “En algunos casos, las personas que eran hipertensas dejan de serlo, solo a través del ejercicio físico”, indica la kinesióloga.

La diabetes mellitus tipo 2 (DM2) se caracteriza por una concentración anormalmente alta de la glucosa en la sangre con valores iguales o mayores a 110 de glucosa. Los diabéticos tienen un riesgo cardiovascular máximo, similar al de una persona que ha tenido un Infarto. Está demostrado científicamente que la DM2 tiene predisposición genética. “Si la persona es obesa aumenta la resistencia a la insulina y si tienen factores de riesgo, como historia familiar, obesidad, sedentarismo y edad avanzada, crecen notoriamente las posibilidades de sufrir diabetes”, indica Pamela Villena.

ID-100132321La mayoría de los canceres se producen por la interrelación de factores de riesgo asociados a estilos de vida poco saludables como son la obesidad y el sedentarismo. Hay más de 24 estudios que indican que el 40% de los cánceres de mama, de colon y de estómago se producen en personas sedentarias. “La actividad física otorga una protección contra estos tipos cáncer y de algunas de las sustancias que lo provocan”, señala la profesional.

Recomendaciones

Simples y pequeñas acciones, como caminar 4 cuadras, en vez de andar en metro o en auto, preferir subir por escaleras que tomar el ascensor, jugar con en parques con los niños en vez de jugar en el computador, etc. “Si bien estas conductas por sí sola no influyen demasiado, sumadas sí que hacen la diferencia”, indica la kinesióloga.

Pamela Villena, kinesióloga de Clínica Avansalud, concluye que cuando la persona sedentaria se transforma en activa, reduce considerablemente el riesgo de adquirir una de estas enfermedades y dice que nunca es tarde para comenzar a hacer ejercicio.

Fuente: http://bitly.com/SuCv0q

Imágenes: http://www.freedigitalphotos.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s