Las enfermedades crónicas provocan 36 millones de muertes al año

ID-10062110Las Enfermedades No Transmisibles (ENT) son favorecidas por la inactividad física, las dietas insalubres y el consumo de alcohol y tabaco, hábitos difundidos en los estilos de vida actuales. En los países pobres o de ingresos medios, estas patologías suelen empujar a los enfermos y a sus familiares a la pobreza debido a los costosos y extensos tratamientos. Y, al año, se cobra la vida de 36 millones de personas.

Dentro de ese grupo de patologías están las cardiovasculares, las respiratorias, el cáncer y la diabetes, entre otras. Estos padecimientos, suelen ser de lenta evolución y larga duración. Más de 9 millones de este total de fallecimientos corresponden a muertes “prematuras” en personas de menos de 60 años de edad, casos que se registran, en su mayoría, en países de ingresos medios y bajos, que además concentran el 80% de las defunciones.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las mencionadas enfermedades ID-10039018comparten factores de riesgo como el consumo de tabaco, la hipertensión arterial, el sedentarismo, la obesidad, el consumo exacerbado de alcohol y las dietas insalubres. Las enfermedades cardiovasculares son las mayoritarias, con 17,3 millones de muertes por año, mientras que el cáncer alcanza 7,6 millones, las enfermedades respiratorias 4,2 millones y la diabetes 1,3 millones.

A pesar de que las ENT afecten a todos los grupos etarios y a todas las regiones mundiales, suelen ser asociadas con las personas mayores, ya que el envejecimiento del cuerpo suele facilitar su aparición. No obstante, niños, adolescentes, adultos y ancianos son susceptibles de padecerlas.Asimismo, se nota un vínculo estrecho entre la pobreza y las ENT. Además de centralizarse en países pobres o de ingreso medio, el desarrollo de estos padecimientos significa grandes costos económicos para las familias, que ven su capital ID-10043573reducido debido a los gastos en salud, agravados por la duración de las enfermedades.Sin embargo, el control y la reducción de los factores de riesgo pueden impedir el desarrollo de estas afecciones.
La incorporación de hábitos saludables, el mejoramiento de la dieta y la actividad física regular son los primeros pasos en pos de reducir el número de enfermos. La OMS, además, recomienda la complementación con políticas de atención primaria orientadas hacia la detección precoz en distintos contextos sociales.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s