Desconfianza e inseguridad entre alérgicos e intolerantes alimentarios

ID-10010052Comer es un acto placentero. Sin embargo, para algunas personas se puede llegar a convertir en algo desagradable e incluso peligroso. Son los alérgicos e intolerantes a los alimentos. Aunque es difícil concretar el número exacto de personas que padecen estas enfermedades, los expertos aseguran que en los últimos 15 años los casos se han duplicado.

De hecho, hoy en día, se reconoce que las alergias e intolerancias alimentarias son un tema fundamental en la seguridad e industria alimentaria. De ahí que EROSKI CONSUMER haya querido conocer cuáles son las dificultades que encuentra este colectivo en su rutina diaria a la hora de hacer la compra y cuando salen a comer fuera de casa. Para ello, la revista entrevistó entre finales de marzo y primeros de abril a más de 1.100 personas que sufrían una o ambas dolencias o que tenían a su cargo a familiares que las padecían. Todos ellos procedían de 17 comunidades autónomas: Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Islas Baleares, La Rioja, Murcia, Navarra y País Vasco. Un 88% de ellos sufría alguna alergia o intolerancia alimentaria (o las dos), mientras que el resto tenía alguna persona a su cargo con alguna de estas dos dolencias.

Retrato de una dolencia

Tres de cada cuatro personas entrevistadas eran mujeres y tenían una edad media de 36 años. Por grupos de edad, la mayor proporción de encuestados tenía entre entre 40 y 49 años (un 27%), 30 y 39 años (un 25%), y 50 años o más (un 20%). Solo un 11% eran menores de 10 años, un 5% tenía entre 10 y 19 años y otro 12% de 20 a 29 años. La mitad de los encuestados eran intolerantes a algún alimento (aluden especialmente a la lactosa, al gluten o a la fructosa), el 31% eran alérgicos (generalmente mencionan la leche y ID-10055103sus derivados, los frutos secos, las frutas o el huevo) y el resto compartían las dos enfermedades.

Se comprobó que las alergias e intolerancias afectan de distinta forma según la edad. Un 68% de los menores de 10 años se declaraban alérgicos, al igual que el 47% de los entrevistados con edades comprendidas entre los 10 y los 19 años. Esta proporción disminuye con la edad, a diferencia de las intolerancias que aumentan: un 62% de las personas encuestadas de 20 a 29 años eran intolerantes a algún alimento, así como más de la mitad de los mayores de 30 años entrevistados.

Desconfianza e inseguridad

En la encuesta queda clara la desconfianza e inseguridad de los participantes a la hora de comprar y salir a comer fuera de casa.

En primer lugar, uno de cada cinco entrevistados siente que habitualmente no puede hacer la compra con total seguridad en cualquier establecimiento y un 37% solo a veces. Es más, uno de cada cuatro piensa que los productos nunca se etiquetan de manera adecuada. Comprar resulta tedioso y difícil y reclaman una información lo más detallada y legible posible.

Asimismo, para tres de cada cinco encuestados salir a comer fuera supone un riesgo para su salud. Y es que al pedir el menú más de la mitad de los encuestados opina que en hostelería nunca se toman las precauciones necesarias: avisar sobre la posible presencia de alérgenos en los platos, detallar al máximo los ingredientes en sus cartas y menús, evitar la contaminación cruzada en el almacenamiento y manipulación de los productos, y disponer de útiles de trabajo exclusivos para los menús infantiles. De ahí que exijan más formación en el ámbito de la hostelería en materia de alergias e intolerancias alimentarias.

Buenas prácticas

ID-10033463La Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria (Elika) proporciona recomendaciones para hacer más fácil el día a día de un alérgico o intolerante alimentario:

  • En la compra…
    • Leer la etiqueta, teniendo cerca el listado de alimentos a los que se es alérgico o intolerante.
    • Ante la duda, evitar la compra de ese producto.
    • Si es celíaco, buscar aquellos alimentos en cuya etiqueta figure la leyenda “sin gluten” o “apto para celíacos”.
  • Durante el cocinado y la manipulación de alimentos…
    • Cocinar primero la comida del alérgico/intolerante para evitar contaminaciones cruzadas.
    • Manipular cuidadosamente los utensilios y mejor si son exclusivos para el alérgico o intolerante.
    • No usar aceite utilizado para freír otros alimentos que puedan contener el alimento o ingrediente al que se es alérgico o intolerante.
    • Higienizar todas las superficies de trabajo.
    • Almacenamiento hermético de los alimentos especiales en la nevera y en los armarios.
  • Fuera del hogar…
    • Eliminar totalmente el alimento de la dieta, tanto el alimento en sí como los distintos productos que lo puedan llevar como ingrediente.
    • No tomar el alimento si no se conoce con certeza si incluye el alérgeno o ingrediente que provoca la intolerancia.
    • Cuidado con alimentos elaborados (masas, bechamel, caldos para sopas y sopas, pan rallado, etc.) que pueden contener el que produce alergias e intolerancias.

Para saber más: http://bitly.com/16EtN7b

Imágenes: http://www.freedigitalphotos.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s