La figura de la enfermera escolar

ID-100126750En España, la figura de la enfermera escolar en la enseñanza pública aún no se encuentra implantada excepto en casos puntuales. La ausencia de esta figura es cubierta por las enfermeras comunitarias que dedican una parte de su tiempo para desarrollar programas de salud escolar.

Actualmente, la implantación de esta figura está siendo bastante debatida, por un lado están los que abogan por la enfermería comunitaria como responsable de las tareas en el entorno escolar (Martínez Riera, 2011), y por el otro lado hay una corriente que defiende la consolidación y expansión de la enfermería especializada en el ámbito escolar a tiempo completo, para atender los complejos cuidados en el entorno escolar (Arancón Carnicero, 2010).

En primer lugar, el profesor Martínez Riera (2011), defiende que la enfermera comunitaria tiene un rol de atención de cuidados integral, integrada y continuada para, por y con los individuos, la familia y la comunidad. Y por ello, la enfermería comunitaria, es la especialidad que mejor atiende la salud escolar.

Según este autor, la enfermera escolar provocaría el fraccionamiento de la atención con la consiguiente ruptura de la continuidad de los cuidados que lejos de solucionar problemas, conduciría a generar nuevos. Sostiene además que las demandas actuales de los centros educativos deben ser cubiertas por las enfermeras comunitarias con una planificación a nivel estratégico, logístico, táctico y operativo de los programas a desarrollar.

Termina defendiendo que la enfermera escolar da respuestas parciales mediante figuras artificiales, oportunistas y ID-100160399descontextualizadas; mientras que la E.C, da respuestas más integrales, apoyada y fortalecida por el entorno social y sanitario.

La Asociación Madrileña de Enfermería en Centros Educativos (AMECE), con más de 25 años de experiencia, con Voz en Arancón Carnicero (2010) respondió al Profesor Martínez, argumentando que es difícil por parte de la Enfermera Comunitaria abordar toda la problemática que genera la escuela, sin estar integrada en ella, solo manteniendo contactos puntuales y esporádicos, sin contar además con la carga que esta figura asume en su centro de salud.

AMECE defiende que la Enfermera Escolar puede desarrollar actividades asistenciales a la vez que educativas más efectivas gracias a su mayor adaptación a las necesidades del centro, manteniendo siempre vínculo con la E.C. para desarrollar actividades y mantenerse informadas. Según la asociación la demanda de el/la E.E. ha aumentado en los centros escolares en la última década, además de ser una prestación que están ofertando los centros de educación privados. Esta figura está asumiendo cada día más carga de trabajo y mayor reclamo de su presencia por la comunidad educativa.

La opinión de otros protagonistas pilares, madres y padres, en la voz de Saavedra Tomás (2008), presidente de la Confederación de APAS, es bastante favorable al puesto de la enfermería escolar. Desde APAS, los padres defienden y exigen la implantación de la enfermera escolar no solo de manera tradicional en el horario lectivo, sino que se incluyan además en escuelas de verano, escuelas de padres y que las administraciones den pie a más actuaciones preventivas y divulgativas que alcancen tanto al alumnado como a sus padres o tutores, en periodos lectivos o vacacionales.

ID-100235763Por otro lado, el Sindicato de Enfermería (SATSE, 2011), organización que agrupa a más de 100.000 profesionales de enfermería de todo el Estado, aboga por la creación de puestos de enfermería en los centros escolares. Sostiene que la educación, realizada bien en los centros escolares entre los jóvenes, es una premisa esencial para concienciar a la población de la necesidad de mantener hábitos de vida saludables que eviten enfermedades. SATSE defiende la figura de la Enfermera Escolar, que no hay que confundir con la Educación para la Salud (Satse, 2011).

Otra opinión diferente es por la que aboga el sindicato UGT, que se muestra de acuerdo con la figura de la enfermera en los centros de enseñanza para realizar Educación para la Salud, pero cuya actividad integradora en la vida familiar debe impregnar todas las asignaturas desde las manos de la Enfermería Comunitaria.
UGT defiende la necesidad de exigir al Gobierno el cumplimiento de la ley para desarrollar las herramientas existentes y dar más protagonismo a una Enfermería que está relegada en este ámbito. Para el sindicato, es necesario crear una Enfermería Comunitaria que dé respuesta a la Educación para la Salud (CECOVA,
2008).

Otro sindicato con gran peso en España, CC.OO., señaló que para su sindicato la salud escolar es competencia de Atención Primaria y de la Enfermería Comunitaria. Comentó textualmente su representante que “el problema
fundamental en el campo de la Educación para la Salud es que en vez de avanzar hemos ido para atrás y hoy nos encontramos con que con la unificación de los departamentos no se nos contempla en este ámbito y que los presupuestos para Primaria van en retroceso” (CECOVA, 2008).

En el terreno puramente político: Izquierda Unida de Alicante (Valencia) defendía la creación de la figura de la Enfermera Escolar. Argumentaban la importancia de tener en cuenta que los jóvenes pasan la mitad del tiempo de su vida en el que están despiertos en la escuela y que ésta es sustituta de sus padres en muchos aspectos de la educación. Y recalcaban que la Enfermera Escolar debía estar incluida en un gabinete de salud en los propios centros de enseñanza aunque lamentaban que no se destinase presupuesto para que se hiciese posible (CECOVA,
2008).

Y siguiendo en el terreno político, el partido Socialista del País Valenciano-PSOE, en cambio, aboga más por ID-10038466potenciar la figura de la enfermera comunitaria, que ya existe, que asumir la figura de la enfermera escolar. Sostienen pues que “lo que hay que hacer es aplicar la ley y desarrollar las figuras exstentes” explican también que si están de acuerdo en que es imprescindible la enfermera en la escuela, pero desde el punto de vista de la salud comunitaria (CECOVA, 2008).

En todo este debate hay posturas que defienden la integración de una enfermera dentro del escenario escolar, mientras que otras creen que la necesidad que viene a cubrir la enfermera escolar ya está cubierta por la enfermera comunitaria, figura que asume una elevada carga de trabajo en su centro de salud.

Este debate político, social y sanitario nos muestra la necesidad de establecer una enfermera dentro del colegio para atender adecuadamente a la comunidad escolar, de manera continuada, programada y guiada.

Fuente: http://bitly.com/1mBu17b

Imágenes: https://www.freedigitalphotos.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s