El asma, una epidemia que llegó para quedarse

by Phaitoon
by Phaitoon

El asma se ha convertido en una de la enfermedades crónicas más extendidas en el mundo. Nada menos que 300 millones de personas sufren esta dolencia en el planeta y el mayor problema es que no se cura.

En España entre el 8% de los adultos y el 12% de los niños padece de asma, tal y como destaca la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), datos que han salido a la luz con motivo del Día Mundial del Asma, que se celebró el martes 6 de mayo.

Es decir, uno de cada diez niños en España es asmático que junto a la rinitis alérgica, es la dolencia por la que los más peques acuden más a urgencias. La prevalencia de esta enfermedad es mayor en los niños porque los pulmones y las vías respiratorias de los niños son inmaduros y, por tanto, especialmente susceptibles a la agresión de la contaminación y agentes externos del ambiente como son los alérgenos.

Los asmáticos españoles cuestan 1.480 millones de euros anuales

La SEPAR ha realizado un estudio ‘Asmacost’ que revela que la sanidad española invierte alrededor de 1.480 millones de euros al año en pacientes asmáticos, lo que es un 2% de los recursos de la sanidad pública.

Esto representa un coste medio por paciente de 1.726 euros por año, que varía en función de la gravedad del asma en una horquilla que va de los 959 euros para el asma leve a los 2.635 por ciento para el asma grave.

La doctora Eva Martínez Moragón, coordinadora del Área de Asma de SEPAR, destaca que el 70% de esos gastos corresponden a personas que tienen un mal control de la enfermedad, es decir, no realizan el tratamiento adecuado para controlar las crisis de asma.

Entre el 30 y el 50% de las personas que padecen esta dolencia en España están mal controladas. Martínez explica que esto puede ser por falta de “educación sanitaria” o porque los pacientes no utilizan correctamente los medicamentos.

El mayor gasto es en medicamentos

Sura Nualpradid
Sura Nualpradid

De estos 1.480 millones de euros, los recursos sanitarios que generan un mayor coste económico son los medicamentos (27,9%), las exploraciones (24%), y los ingresos hospitalarios (17%).

Asimismo, los datos confirman que los costes del asma dependen delnivel del control individual de cada paciente y del grado en que se eviten las exacerbaciones.

Por otro lado, destacan el estudio COAX que constata que el coste hospitalario de una crisis es de 1.555 euros; mientras que el gasto sanitario directo del asma como enfermedad laboral, es de 170 millones al año, de los que algo más de 18 millones corresponderían al tratamiento sanitario de los casos que requieren atención especializada.

“El asma sigue siendo una enfermedad prioritaria para la neumología que requiere especial implicación por parte de los profesionales sanitarios”, explica la doctora.

Hay personas diagnosticadas con asma que en realidad no lo tienen

Al mal control se suma el infradiagnóstico ya que, aunque el asma es una enfermedad aparentemente de fácil diagnóstico, existen pacientes con asma que no están identificados y otros diagnosticados de asma que no padecen esta enfermedad.

El asma se ha convertido en una de la enfermedades crónicas más extendidas en el mundo. Nada menos que 300 millones de personas sufren esta dolencia en el planeta y el mayor problema es que no se cura.

En España entre el 8% de los adultos y el 12% de los niños padece de asma, tal y como destaca la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), datos que han salido a la luz con motivo del Día Mundial del Asma, que se celebra este martes.

Es decir, uno de cada diez niños en España es asmático que junto a la rinitis alérgica, es la dolencia por la que los más peques acuden más a urgencias. La prevalencia de esta enfermedad es mayor en los niños porque los pulmones y las vías respiratorias de los niños son inmaduros y, por tanto, especialmente susceptibles a la agresión de la contaminación y agentes externos del ambiente como son los alérgenos.

Los asmáticos españoles cuestan 1.480 millones de euros anuales

La SEPAR ha realizado un estudio ‘Asmacost’ que revela que la sanidad española invierte alrededor de 1.480 millones de euros al año en pacientes asmáticos, lo que es un 2% de los recursos de la sanidad pública.

Esto representa un coste medio por paciente de 1.726 euros por año, que varía en función de la gravedad del asma en una horquilla que va de los 959 euros para el asma leve a los 2.635 por ciento para el asma grave.

La doctora Eva Martínez Moragón, coordinadora del Área de Asma de SEPAR, destaca que el 70% de esos gastos corresponden a personas que tienen un mal control de la enfermedad, es decir, no realizan el tratamiento adecuado para controlar las crisis de asma.

Entre el 30 y el 50% de las personas que padecen esta dolencia en España están mal controladas. Martínez explica que esto puede ser por falta de “educación sanitaria” o porque los pacientes no utilizan correctamente los medicamentos.

El mayor gasto es en medicamentos

by marin
by marin

De estos 1.480 millones de euros, los recursos sanitarios que generan un mayor coste económico son los medicamentos (27,9%), las exploraciones (24%), y los ingresos hospitalarios (17%).

Asimismo, los datos confirman que los costes del asma dependen delnivel del control individual de cada paciente y del grado en que se eviten las exacerbaciones.

Por otro lado, destacan el estudio COAX que constata que el coste hospitalario de una crisis es de 1.555 euros; mientras que el gasto sanitario directo del asma como enfermedad laboral, es de 170 millones al año, de los que algo más de 18 millones corresponderían al tratamiento sanitario de los casos que requieren atención especializada.

“El asma sigue siendo una enfermedad prioritaria para la neumología que requiere especial implicación por parte de los profesionales sanitarios”, explica la doctora.

Hay personas diagnosticadas con asma que en realidad no lo tienen

Al mal control se suma el infradiagnóstico ya que, aunque el asma es una enfermedad aparentemente de fácil diagnóstico, existen pacientes con asma que no están identificados y otros diagnosticados de asma que no padecen esta enfermedad.

En gran medida es consecuencia de que síntomas pueden llegar a confundirse con otras enfermedades “y para esto no ocurra es necesario hacer espirometrías sistemáticas y las pruebas necesarias para un correcto diagnóstico”, explica la doctora la coordinadora del área de Asma del SEPAR.

 

Fuente: http://bitly.com/RqlG8j

Imágenes: http://www.freedigitalphotos.net/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s