Quién cuida al cuidador

El manejo cotidiano de la alergia alimentaria está formado por muchas acciones y preocupaciones desarrolladas normalmente en soledad por quien cuida y con el completo desconocimiento o incomprensión del entorno. ¿Quién cuida a los cuidadores?

Tienes a tu cargo un pequeño o pequeña y seguramente ya eres consciente de tu tarea. De tu importante tarea. ¡Una

by rakratchada torsap
by rakratchada torsap

gran tarea! Hacer crecer a esta personita física y humanamente hasta conseguir una persona autónoma, educada, con valores, vaya, lo que llamamos una persona adulta…
Es un gran trabajo, es la suma de muchas pequeñas tareas durante muchas horas de tu día y durante muchos días de tu vida. Pero no es el trabajo lo que te preocupa, sino la responsabilidad que todo ello conlleva. ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Es feliz? ¿Podría aportarle algo mejor?…

La alerta y la alergia alimentaria de cada día

Si tienes a tu cargo un pequeño o pequeña con alergia a alimentos también eres consciente de tu tarea. ¡Una gran tarea! ¡Con valores añadidos! Tienes que hacer crecer a esta personita, etc, etc, etc… con un control extra de sus movimientos, de su entorno, de todo lo que está a su alcance, de todo lo que le ofrecen, ¡de todo!. Un control que podemos decir es “un estado de vigilancia” permanente.
La alergia a alimentos conlleva una prevención donde no hay que perder nunca el control. Esta necesidad de controlar de forma permanente ¿te genera ansiedad? Es normal, ¡bienvenido, bienvenida, al club de los cuidadores y de las cuidadoras!. Y, espera, aún debes escuchar: “bien, que no coma tal cosa y ya está”, un mensaje que realmente puedes interpretar como una minusvaloración de tu preocupación, un cuestionamiento de tu vigilancia, un “no hay para tanto”. Ahora ya estás haciendo un curso de resiliencia acelerada ya que quien suele hacer estas afirmaciones categóricas desconoce completamente el universo de la dieta de exclusión… a veces es gente cercana, familiares, amigos, etc.

La compra y la comida de cada día

Sólo el hecho de comprar es una pequeña aventura. Dedicas más tiempo, más dinero y más energía que

by Witthaya Phonsawat
by Witthaya Phonsawat

otras familias sin restricciones de la dieta. Visitas más establecimientos y más webs que nadie, buscas productos seguros y el precio a veces es algo secundario… Un largo peregrinaje que te agota. Es normal, ¡bienvenido, bienvenida, al club de los cuidadores y de las cuidadoras!

Cocinar es un tema importante, y ahora aún más: alimentar (¡y nutrir!) a todo el mundo en casa. Optimizar al máximo el menú para que todo el mundo coma y puedas evitar hacer varios menús diferentes. Utilizar marcas seguras, procurar que no haya contaminaciones (ni en casa ni en el mostrador de la tienda), que coma, que coma, que coma… ¿Este millar de pequeñas operaciones te genera frustración? Es normal, ¡bienvenido, bienvenida, al club de los cuidadores y de las cuidadoras!

A lo mejor ya sabes que comer un “Frankfurt” no es lo más sano del mundo pero tu empeño te dice que tu hija, tu hijo, también comerá Frankfurts como todo el mundo… Buscas y rebuscas y puede que no los encuentres… A veces

by debspoons
by debspoons

en nuestro empeño de normalidad perdemos un poco el norte pero no te tortures…

La escuela de cada día

Ya lo tienes todo aprendido y controlado. Ahora tienes que dejar a tu pequeño o a tu pequeña a cargo de otras personas en la escuela. Empiezas a explicarlo todo por enésima vez, tal vez veas caras de extrañeza, de incredulidad…

¿Dejarlo tantas horas con tanta gente diferente te provoca desconfianza? Es normal, ¡bienvenido, bienvenida, al club de los cuidadores y de las cuidadoras!

El pan (“sin” ;) ) nuestro de cada día

Conoces perfectamente cómo va todo esto, tú puedes añadir aún más inputs:

  • lavarse las manos
  • no tocar esto o aquello
  • no olvidar el autoinyectable
  • explicarlo
  • la introducción de un nuevo alimento
  • una reacción adversa que no sé de dónde viene
  • fiesta de cumpleaños con pastel
  • fiesta de cumpleaños sin tarta
  • toda el aula a la fiesta menos uno (n-1)
  • ir de excursión
  • colonias de verano
  • explicarlo de nuevo
  • la caducidad del autoinyectable
  • no sé si me ha entendido realmente lo que he dicho
  • no nos invitan a comer
  • composición de los cosméticos
  • inhalador cada día
  • explicarlo dos veces a la misma persona
  • ¡¡¡como te quiero!!!

        La pregunta…

by Stuart Miles
by Stuart Miles

Y así sucesivamente. Ah, ahora viene la pregunta: Pero… ¿Quién cuida a los cuidadores ya las cuidadoras?
La propia EAACI  reconoce el impacto de la alergia a los alimentos sobre la familia, sobre las actividades sociales, sobre la vida escolar, sobre la calidad de vida y sobre cuidar a una personita con alergia a alimentos.
También la American College of Allergy, Asthma & Immunology (ACAA) reconoce la dificultad y ha hecho estudios a las familias con resultados y conclusiones interesantes, que quizás ahora a ti en este momento no te suponen gran cosa… pero está bien que también lo diga el ámbito académico …
¿Quién cuida a los cuidadores y cuidadoras? ¡Está claro! Nos debemos cuidar entre nosotros, intercambiar experiencias, dar y encontrar consuelo, compartir vivencias. ¡Tú puedes recibir lo que necesitas y también puedes dar lo que alguien busca! Por eso -entre otras muchas cosas- nació el asociacionismo, los grupos de ayuda mutua, las organizaciones de pacientes. Por eso nació Immunitas Vera, para ayudarnos.

Fuente: http://bitly.com/1KnXLwo

Imágenes: https://www.freedigitalphotos.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s