Mitos sobre el cuidado de la piel frente al sol

En todas partes podemos ver anuncios para protegernos la piel del sol con protectores solares de diferente numeración, pero ¿Sabemos qué

by Stuart Miles
by Stuart Miles

contienen y cómo funcionan? ¿Son dañinos o beneficiosos para nuestra salud?

En este artículo te explicamos algunas cosas que no se suelen decir y que son muy importantes para cuidar nuestra piel y nuestra salud en general, además de compartir algunos secretos para cuidar y proteger tu piel de manera más natural.

¿Qué contienen los protectores solares?

Los protectores solares, del mismo modo que muchos otros productos convencionales para la piel, contienen sustancias que a la larga pueden resultar tóxicas para nuestro organismo, ya que penetran a través de los poros de la piel. Son, por ejemplo, los famosos parabenos u otras sustancias derivadas del petróleo como la parafina, metales pesados, ftalatos, etc.

Lo más recomendable es buscar los que sean de protección solar natural mineral, no químicos, que encontraremos posiblemente en tiendas de productos naturales y ecológicos. Uno de los ingredientes menos dañinos es el óxido de zinc, por lo que podemos fiarnos si éste es el filtro principal.

Evitaremos, además, los aerosoles, y nos decantaremos por las lociones o las cremas, que siempre son menos perjudiciales.

Consejos generales

by artur84
by artur84

En realidad, el mejor protector solar que existe es evitar las horas de máxima radiación solar, entre las 12 y las 16 horas aproximadamente, y no exponernos durante más de 30 minutos seguidos. Porque en definitiva nuestro cuerpo también necesita tomar el sol sin protección para poder sintetizar la vitamina D, por lo que recomendamos exponernos diariamente al sol durante 30 minutos, sin ropa, lo más alejados posibles de la franja del mediodía.

Si puntualmente vamos a estar más tiempo expuestos entonces sí que usaremos el protector solar más natural que encontremos.

Exfoliar nuestra piel

Es conveniente realizar exfoliaciones de nuestra piel al menos una vez cada quince días, especialmente si queremos conseguir un bronceado homogéneo y saludable. Haremos la exfoliación siempre antes de la exposición al sol.

Una manera sencilla de realizarla consiste en usar azúcar o sal mientras nos duchamos, masajeando suavemente la piel de nuestro cuerpo.Posteriormente usaremos una crema hidratante o el protector solar.

Hidratación diaria

La hidratación de la piel es fundamental, especialmente cuando nos exponemos al sol cada día, ya que la piel se deshidrata y envejece

by winnond
by winnond

con el paso del tiempo.

Podemos usar una crema hidratante ecológica o bien otras sustancias más naturales como el aceite de coco, el aceite de sésamo, el aloe vera o la manteca de karité, según nuestro tipo de piel.

Además, no nos olvidemos que la piel también se hidrata desde dentro, por lo que deberemos concienciarnos para beber dos litros de agua al día, fuera de las comidas, y consumir alimentos ricos en agua (frutas y verduras), especialmente en épocas de calor.

Tonificar con agua fría

Otra manera de mantener una piel resistente a las condiciones climáticas la encontramos en la ducha. Deberíamos ducharnos o al menos terminar la ducha siempre con agua fría (excepto en la zona de la cabeza), incluso en invierno, ya que es una manera excelente de tonificar nuestra piel y hacerla más resistente. Justo después saldremos de la ducha y frotaremos bien nuestro cuerpo con la ayuda de una toalla, preferiblemente un poco áspera, para hacer entrar en calor al cuerpo.

Si realizamos esto cada día notaremos grandes beneficios en poco tiempo.

Nutrirnos con betacarotenos

by Stuart Miles
by Stuart Miles

Finalmente debemos explicar cuáles son los alimentos que funcionan como protectores solares desde nuestro interior, ya que al consumirlos nos aportan las vitaminas necesarias para nutrir nuestra piel y ayudarnos a conseguir un bronceado natural y saludable.

Los betacarotenos, que se encuentran principalmente en las frutas y verduras de color anaranjado y rojizo, aunque también en otras, son sustancias precursoras de la vitamina A. Debemos consumirlos con los alimentos preferiblemente, ya que como suplemento debemos hacerlo siempre bajo supervisión médica, por sus posibles efectos secundarios.

Los encontraremos en los siguientes alimentos:

ID-10039018

 

  • Zanahoria
  • Calabaza
  • Tomate
  • Naranja
  • Fresa
  • Frutos del bosque
  • Verdolaga
  • Espinacas
  • Berros
  • Cebaza
  • Espirulina
  • Pimiento
  • Alfalfa
  • Cacahuete
  • Perejil

No dudes en incluir diariamente estos alimentos en tus menús para conseguir la protección solar más eficaz, la que proviene desde el interior.

Fuente: http://bitly.com/1HHOulq

Imágenes: http://www.freedigitalphotos.net/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s